La Orden de Spence

Adentrate en los Reinos
 
ÍndiceFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 .::Sueños Profundos::.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
*Lilith*
Ninfa
avatar

Cantidad de envíos : 31
Fecha de inscripción : 29/02/2008

MensajeTema: .::Sueños Profundos::.   Lun Mayo 05, 2008 10:25 pm

Hooolaaa!!
Bueno, Lilith returns jaja
El diario de Mary esta un poco muerto desde que se acabo mi fic Crying or Very sad asi que, he regresado con otro, a ver si os gusta y tal...
Se llama Sueños Profundos, y bueno, este no es de vampiros, es más bien de la epoca de las chicas de Spence, que me gusta bastante. Aunque tambien es de fantasia, a ver si os gusta.
El principio, aviso que es un poco aburrido, pero despues pienso que se pone bastante mas interesaante, al menos a mi gusto...
Pues nada más, de momento dejo un trocito pequeño a ver si os engancha la historia ( que por cierto, no es una historia corta, es un intento de novela, ya que aun tiene muchos fallos y es un borrador).
Besosssss!!^^

CAPITULO 1: CADA VEZ MÁS VIOLETA

Querida Elise:
No sé como explicar lo mal que me siento. Esto jamás debió ocurrir, fue un error. Pero quiero que sepas, que no ha sido culpa mía, y no espero que me lo eches en cara.
Al igual que a ti, me duele tanto su pérdida que daría cualquier cosa por que regresara. Yo también la hecho de menos, y más de lo que imaginas.
Pero quiero que tengas presente, que nunca, y lo vuelvo a repetir, nunca, vas a quedarte sola. Partiré hacia Londres lo antes posible, y me instalaré en la casa el tiempo que sea necesario.
Espero que estés bien, ¡no sabes lo preocupado que estoy por ti! De momento, estás a salvo con Caroline y Astrong, ten paciencia con ellos, por favor.
Cuídate.
De tu querido hermano,
Derek
Cierro la carta y vuelvo a meterla en el sobre. Siento las lágrimas calientes en mis mejillas. Por primera vez, desde la muerte de mi madre, lloro. Toda esta situación me supera. ¿Por qué es la vida tan injusta? Me abandonan las personas que más quería. Primero, fue Derek. Se marchó a Francia, a estudiar no se qué cosa y solo lo vemos en las fechas importantes, como Navidad o en mi cumpleaños, y muchas veces, ni en esos momentos. Hace ya casi dos años que no lo veo.
Meses atrás, mi madre murió, y con ella, también lo hizo mi padre. No es el mismo desde entonces, ya no sonríe, ni siquiera lo veo durante el día, es como… si no estuviera. Pasa el tiempo encerrado en su estudio, sin dirigir la palabra a nadie en toda la casa.
Estoy harta de esta situación.
De pronto, las cuatro paredes de mi habitación me aprisionan. Miro por la ventana. El crepúsculo envuelve todo el valle y más allá del pueblo. Siento la necesidad salir, no es ningún capricho, simplemente lo necesito.
Escondo la carta bajo el colchón de mi cama, me ajusto el vestido, cojo mi capa del armario y salgo de la habitación. No puedo dejar que Caroline me escuche salir, de otro modo, me sería imposible conseguirlo. Éstos faldones me impiden moverme con facilidad. Bajo las escaleras, lo más despacio posible, aunque crujan de todas formas. ¡Odio vivir en una casa tan vieja y carcomida! Aquellos crujidos no parecen pasar muy desapercibidos, porque en seguida escucho pasos que se acercan desde el salón. Intento esconderme tras la barandilla, pero sé que es imposible que no me vean, estaba totalmente al alcance. Suplico para que no sea Caroline. Bueno, ni tampoco la chivata de Rachel. Por favor, que sea Astrong, que sea Astrong…
-Señorita Elizabeth, ¿qué está haciendo ahí?-murmuró.
Genial, es Rachel. Ahora empezará a chillar que estoy en mitad de la escalera escondida con las faldas remangadas. Pero me extraña el hecho de que me hable en susurros, no es muy normal en ella. Nunca nos hemos llevado demasiado bien, hablo con ella lo imprescindible. Aunque sea casi de mi misma edad, no me transmite confianza.
-Por favor, no digas nada. Necesito salir de aquí lo antes posible.-le digo, suplicándole.
Pero ella parece nerviosa, mira todo el rato hacia el salón. Ambas escuchamos la voz de Caroline, gritando el nombre de Rachel con la rabia que le caracteriza. Rachel se vuelve a mirarme, y me sonríe, gesto que no le favorece demasiado con esa cara tan seria.
-Yo también me escondo, si me encuentra Caroline, no habrá perdón.
También sonrío sin darme cuenta. Las dos estamos en la misma situación. Bajo los últimos peldaños de la escalera, y le tiro del brazo.
-Rápido- le susurro.
Salimos por la puerta principal, y corremos cuanto podemos, hasta llegar al bosque. .







P.D: si quereis seguir leyendo, podeis pasaros por el foro de crepusculo, que lo llevo bastante adelantado. Aqui os dejo el link:http://www.crepusculo.com.es/viewtopic.php?t=9312&postdays=0&postorder=asc&start=0
Lo unico que teneis que estar registradas en el foro, aunque de todas formas, yo seguire aqui colgando.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sarah
Miembro de la Orden
avatar

Cantidad de envíos : 257
Edad : 24
Ubicación : Los Reinos
Fecha de inscripción : 28/12/2007

MensajeTema: Re:.::Sueños Profundos::.   Lun Mayo 05, 2008 11:47 pm

al fin alguien cuelga un fic!! cheers
esta muy bien pero aun no entiendo nada,,xD
sigue prontoo Razz besoss!! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Red Shadow
Miembro de la Orden
avatar

Cantidad de envíos : 286
Edad : 27
Fecha de inscripción : 13/11/2007

MensajeTema: Re: .::Sueños Profundos::.   Miér Mayo 14, 2008 4:14 pm

Bien, bien, nuevo fic!!!!!!!!!!!
De momento tiene buena pinta Very Happy Siguelo pronto!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
*Lilith*
Ninfa
avatar

Cantidad de envíos : 31
Fecha de inscripción : 29/02/2008

MensajeTema: Re: .::Sueños Profundos::.   Dom Jun 08, 2008 9:02 pm

Salimos por la puerta principal, y corremos cuanto podemos, hasta llegar al bosque. Estoy muy fatigada, jamás he corrido tan rápido, bueno, de hecho, jamás he corrido.
Me apoyo en un árbol a recuperar el aliento, sin importarme ensuciarme el vestido blanco con el musgo.
-Gracias- la voz de Rachel me sobresalta y alzo la cabeza.
Ella está totalmente normal, sin ninguna fatiga, ni gesto de cansancio. Está tan… ¿hermosa?, no… realmente, no tengo palabras para describirla. Pero el simple hecho de escucharla decirme “Gracias”, es lo nunca creería que iba a escuchar de su boca. Esta chica es muy rara.
-De nada. Y no tienes porque agradecérmelo, al fin y al cabo, tú también me has salvado el pellejo.
Rachel abre mucho los ojos, horrorizada.
-Esas palabras no son dignas de una dama, señorita.-dice cortésmente, pero con una pizca de maldad- Además, digamos que entre usted y yo, la única que ha hecho un gesto de bondad, fue usted al ayudarme a escapar. Yo la habría delatado en una situación normal, y lo sabe.
Suelto una carcajada irónica. Esas sí que son sus propias palabras, es extraño que se hubiera comportado tan gentilmente si no es en su propio beneficio. Es una lástima, creí que después de esto podríamos llevarnos mejor.
Ella parece leerme el pensamiento por el gesto de lástima de su cara.
-No me importan tus palabras. Al fin y al cabo, solo eres una criada.
Me doy la vuelta sin volver a dirigirle la palabra, pero aún la escucho ir tras mis pasos.
-¿A dónde va con tanta prisa, señorita Elizabeth?
-Eso es cosa mía, no creo que te importe.-le contesto de malas maneras.
Cuando me vuelvo a girar, ya no me sigue. Menudo alivio. Y pensar que la he tenido que soportar todos estos años, me pone los pelos de punta… Me pregunto si alguna vez podríamos llegar a ser amigas, pero no… ¡imposible!
Ahora solo me importaba llegar a aquel lugar, y hacer lo que debería haber hecho hace dos meses. Creía estar ya preparada para ello. Comienzo a correr tal y como he hecho hace unos instantes. Me gustaba sentir el viento azotándome la cara, sentir mis rizos flotando a mi alrededor, era un espíritu del viento, un animal preso en libertad.


Me paro en seco frente a la verja negra del antiguo cementerio. Intento recuperar el aliento después de mi alocada carrera y me coloco, en su lugar, el vestido y el penado. Suspiro. Ha llegado la hora.
Abro la puerta de la verja, que chirría a causa de las bisagras oxidadas. Me quedo contemplando el paisaje que me rodea. Todas las frías tumbas de piedras están cubiertas de una gruesa capa de musgo, y la vegetación crece salvajemente a mi alrededor. Es un lugar escalofriante, solo se escucha el sonido del viento azotando las ramas desnudas de los árboles, nada más.
Hay una tumba en la que hay depositadas un ramo de flores frescas. Me acerco a ella con decisión. Hay una inscripción sobre la piedra:
Aquí descansa Giselle Cyros
Amada, querida esposa y madre
“Nada es lo que parece”
Vale, ya estoy aquí, frente a los restos de mi madre. ¿Qué se supone que debo hacer yo ahora? ¿Llorar? ¿Derrumbarme en este mismo instante? ¿Pensar que jamás podré verla sonreir? Lo intento, pero mis ojos no derraman una sola lágrima. ¿Qué me está ocurriendo? No consigo entenderlo. Me dejo caer sobre las hojas secas, pensando que podía fallar. He venido aquí, con el propósito de llorar por ella, pero me resulta casi imposible ¿por qué?
Este sentimiento no dura demasiado.
Ya no estoy sola, hay alguien justo tras de mí. Me quedo muy quieta en mi sitio. No me atrevo a girarme, tampoco de echar a correr. Es una respiración entrecortada, le cuesta mucho respirar.
Avanza poco a poco hacia a mí, hasta que finalmente escucho un golpe seco, justo a mis pies. Cierro los ojos sobresaltada. Debo girarme, cuanto antes, por mucho miedo que tenga.
A mis pies, sobre el montón de hojas secas, hay un charco de sangre, junto a un chico posado bocabajo que respira con dificultad. Esto no me puede estar pasando a mí. ¿Qué se supone que debo hacer ahora? ¡Era demasiado indecisa!, la respuesta está bien clara. Ayudarle.
Me levanto y me acerco a él. Sus ropajes son holgados y sucios, algo que jamás se me habría ocurrido tocar, excepto en un momento como este. Se está muriendo, puedo percibirlo. Doy la vuelta a su cuerpo, muy despacio, procurando no hacerle daño. Lo que más me asusta de esta situación, es ver la herida que le atraviesa el vientre. Pego un gritito y me tapo la boca con la palma de la mano.
-Tengo… tengo que llevarte a mi casa. Allí… ellos te…
-¡No!-me interrumpe él, débilmente- Si quieres ayudarme… tendrá que ser aquí… no puedo arriesgarme a…
Respiro hondo. Debo tranquilizarme, mantener la calma.
-Pero no puedo ayudarte. Mi padre es médico, él te salvará.
Él sigue insistiendo en no llevarlo a mi casa. Finalmente, le hago caso.
-Está bien. ¿Qué debo hacer? No sé como cortar la hemorragia, yo…
No me contesta, le cuesta mucho hablar y no digamos, respirar. Decido seguir mi instinto y adecuarme a la poca medicina que sé. Le abro la camisa, dejando a descubierto su pecho herido. Siento las arcadas en mi garganta. Esto es una auténtica carnicería.
- Necesito agua para limpiarte la herida… ¿Tienes algo de agua?
El chico asiente sin decir una sola palabra y señala con sus últimas fuerzas, un morral, a unos cuantos metros de nosotros. Hay una pequeña cantimplora, y aunque no contuviera demasiada agua, era la suficiente como para curarle la herida. Arranco un trozo de mi vestido y lo empapo de agua. Empiezo a ponerme nerviosa, por más que presiono o limpio la herida, la sangre no dejaba de salir. Cada vez está más pálido y respira con más dificultad. Y aunque no quiero aceptarlo, va a morir. Nadie puede salvarlo, ni yo, ni nadie, aunque ese nadie fuera un médico. Pero no debo rendirme tan pronto, lo intentaré salvar, fuera como fuese. La herida no es demasiado profunda, pero todo su cuerpo está en una especie de tensión permanente. Está demasiado rígido.
-No me dejes…-comienzo a sollozar sin saber porque.
Me percato, entonces, que aunque su cuerpo está débil, su mano derecha esconde algo. Me cuesta abrirle la mano, a pesar de su debilidad, hace fuerza para no abrir la mano, pero finalmente lo consigo, para mi horror. Lleva puesto en el dedo corazón un anillo con una gema negra y morada. La joya es preciosa, pero sus dedos están amoratados, y aun más el dedo en el que tiene puesto el anillo. Le está haciendo daño, le aprisiona los dedos. Debo quitárselo cuanto antes, tal vez por esta razón la hemorragia no se corta, por estar en tensión. Mi corazón, quiere hacerlo, pero mi mente, no deja de repetirme que es un objeto peligroso, por muy indefenso que pareciera. Me dejo guiar por mi corazón.



****************************
Perdon por la tardanza en volver a colgar U.U"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sarah
Miembro de la Orden
avatar

Cantidad de envíos : 257
Edad : 24
Ubicación : Los Reinos
Fecha de inscripción : 28/12/2007

MensajeTema: Re: .::Sueños Profundos::.   Dom Jun 08, 2008 11:23 pm

Guauu Shocked
me as dejado muyy intrigadaaaaa asii ke siguelo prontooo Crying or Very sad
esta muy bienn!!
besoos! tongue
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankhiara
Intocable
avatar

Cantidad de envíos : 119
Edad : 27
Ubicación : tic...tac...esperando al amor...
Fecha de inscripción : 20/05/2008

MensajeTema: Re: .::Sueños Profundos::.   Lun Jun 09, 2008 4:39 pm

Continualo pronto que esta genial.

Me has dejado con ganas de mas, quien es ese chico? que es ese anillo?...

X favor continualooooo

P.d.: te he dejado algun comentario en bella traición, no se si lo abras visto, q tb me encanto
Wink
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
*Lilith*
Ninfa
avatar

Cantidad de envíos : 31
Fecha de inscripción : 29/02/2008

MensajeTema: Re: .::Sueños Profundos::.   Jue Jun 26, 2008 10:19 pm

Perdon por la tardanza U.U"

Nada más tocarlo, siento como la piel de mis dedos arde, pero no me echo atrás. Me está costando muchísimo quitárselo, es como si se hubiera fundido en su piel y formaran un solo cuerpo. Finalmente, el anillo sale disparado de sus dedos, y se deposita en los míos, pero lo lanzo lo más lejos posible de mí. La mano me arde y la soplo con todas mis fuerzas. Después, miro al chico, ya parece más relajado y la sangre no sale sin parar de esa herida no tan grave. Se ha desmayado.
Consigo cortarle la hemorragia y limpiarle la herida. Me arranco otro trozo de mi vestido, y envuelvo su vientre con la tela de seda. Aunque ya ha pasado lo peor y está bien, pronto le subirá la fiebre, y es mejor llevarlo a un lugar seguro.
-Lo siento, pero debo llevarte a casa- murmuro más para mí misma que para él.
-No…-su voz es apenas un susurro del viento- escóndeme en cualquier lugar…
Pero, no podía hacer eso. No podía abandonarlo a su suerte, sin más.
Un trueno suena encima de nuestras cabezas y la lluvia comienza a caer sin piedad.
Me decido al instante. Meto el anillo en el saquito que siempre llevo, recordándome que después debo devolvérselo a su dueño. Me paso su brazo alrededor de mis hombros, e intento cargarlo, pero pesa demasiado para mi constitución débil. Para cuando llegamos a la diminuta y oscura capilla del cementerio, estamos calados hasta los huesos. Tumbo al joven en un banco y voy en busca de algo que me sirva de utilidad por la puerta de detrás del altar. Está demasiado oscuro, necesito luz de inmediato. ¿Cómo podía ser que no haya una sola ventana? Cojo un candelabro y en un armario solo encuentro cerillas, una botella de vino rancio, montones de papeles y una especie de manta con moho. La cojo, y también las cerillas. Enciendo las tres velas del candelabro. Cuando llego de nuevo junto a él, lo tapo con la manta, voy a despedirme, pero parece descansar por fin.
Me doy media vuelta y me pongo la capucha para enfrentarme a la lluvia. Pero algo me detiene de nuevo.
-Gracias…
Su voz es débil, pero sé que aquí está a salvo, o eso espero. Le sonrío y abro la puerta de salida, fuera no se ve nada, solo la lluvia y una densa niebla. No sé si seré capaz de encontrar el camino a casa, pero aún así…
-No te preocupes. Mañana vendré cuanto antes.
No necesito su respuesta, salgo fuera sin mirar atrás.

Intento abrir la puerta lo más despacio posible, pero ¿a quién intentaba engañar? Me van a pillar de todas formas, ya sea por el ruido de la puerta o por el rastro de agua en el suelo. Pronto, escucho los pasos apresurados de Caroline hacia la puerta de entrada. Espero ver en su cara rechoncha, la amenaza y el enfado, pero a cambio, aparece por el vestíbulo medio sollozando y gritando cosas inteligibles. Me coge por los hombros y después me da un abrazo de oso, que casi me deja sin respiración. Cuando se calma, me envuelve la barbilla con sus grandes pero dulces daños.
-Menos mal que has regresado… ya estaba temiendo lo peor, cariño. ¿Está Rachel contigo?-pregunta mirando detrás de mí, aún sabiendo que no hay nadie.- Llevo buscándola toda la tarde y no la encuentro.
El sentimiento de culpa me corroe. Yo la dejé sola en el bosque, lo que fue de ella después… no lo sé.
-Al salir de casa me pareció verla en el bosque- miento, puesto que la había visto y de sobra- pero no me atreví a acercarme.
Caroline asintió, pesarosa.
-Astrong y yo tendremos que salir a buscarla.
-Yo también voy- digo.
Me siento un ser repugnante y despreciable. De alguna manera tendré que sentirme mejor.
-De eso ni hablar. Tú te quedas aquí, es demasiado de noche como para que una señorita salga a estas horas. Jamás vuelvas a salir sin decir nada.
-Pero…
-Pero nada. Por Dios, pero mira lo que has hecho con tu pobre vestido, y tu pelo…-suspiró resignada.-Elise… estás… llena de sangre… ¿Estás herida…?¿Qué ha pasado? - dice mientras examina cada parte de mi cuerpo para comprobarlo, pero sonríe aliviada al saber que estoy bien- Mejor no me lo digas…Ves a arreglarte ahora mismo, Astrong y yo intentaremos regresar lo antes posible con Rachel.
Asentí, rendida. Ella se marcha, dejándome sola en el vestíbulo.
¿Por qué no ha regresado esa estúpida criada? ¿Y si le ha pasado algo? Y ese chico… ¿Quién era? ¿Por qué estaba herido?
Siento una palpitación en la palma de la mano. La contemplo curiosa, y la abro muy lentamente. Mi saquito aún sigue estando en mi mano. Tiro del cordón, dejando a descubierta el extraño anillo del joven, cuya gema era cada vez más violeta.

Capitulo 2: Rostros Nublados
Alguien dice mi nombre desde la oscuridad. “Elise… Elise…”
Decido no escuchar, prefiero seguir recogiendo estas hermosas flores silvestres. Pero vuelven a decir mi nombre, esta vez como si de una canción se tratara. Miro alrededor del campo, y ahí está Rachel, con una sonrisa en sus dulces labios e invitándome a ir con ella. Me levanto de la hierba y me recojo el vestido para correr lo más rápido posible hacia ella. Doy vueltas a su alrededor, feliz de sentir de nuevo el viento en la cara, nos cogemos de las manos y corremos hacia el bosque sin parar de reír. En el fondo, sé que no debo correr, que no debo reír a carcajadas, que tengo prohibido adentrarme en el bosque, pero en este instante, las normas no existen, o más bien, no me interesan. Desearía no para de reír nunca, que este momento jamás terminara.
Pero de repente, Rachel se para en seco. La verja del cementerio está frente a nosotras. La pequeña verja está abierta y el suave susurro del viento la hace moverse tan despacio que el único sonido que escucho es el crujir de sus bisagras. Rachel ya no ríe, ni yo tampoco. Nos hemos soltado la mano, y lo único que contemplamos es el interior del cementerio, en silencio. El sol que bronceaba mi piel, desaparece entre dos gruesas nubes oscuras, y la lluvia cae sobre mis hombros. Escucho a Rachel llorar, tiene la cara tapada con ambas manos, y está a unos pasos delante de mí. Murmura cosas… cosas extrañas, casi inteligibles, pero mi instinto es consolarla. Le toco el hombro, para que se calme.
¿Cómo algo tan hermoso puede convertirse en algo tan… oscuro?
-¿Qué te pasa?-pregunto, acariciándole el pelo.
-Tengo un problema, Elise. No sé que hacer.
-No te preocupes, seguro que tiene solución. Todos los problemas lo tienen.
Ella niega bruscamente con la cabeza, sin apartar las manos de su hermosa cara.
-Este problema no tiene solución y tengo miedo a ser rechazada.
De repente, retira sus blancas manos del rostro, y lo que veo me horroriza tanto, que no puedo evitar gritar de pánico. Sus labios, sus mejillas, sus ojos... todo deformado a causa de aquellas arrugas imposibles en su piel fina.
-Huye, Elise. No te abandones a tu suerte como hiciste conmigo. Huye.
Retrocedo varios pasos de ella, hasta quedar dentro del cementerio. La verja se cierra por una fuerza extraña. Escucho el ruido de pisadas tras de mí, y algo se desploma a mis pies. El joven me coge del borde de mi vestido, mientras que con la otra mano se sujeta el vientre, empapado de sangre. Su voz más que amenazadora me resulta suplicante, pero eso no quita que me asuste todavía más.
-No te abandones a tu suerte, Elise. No nos abandones…
Me giro bruscamente para escapar de allí, pero algo fuerte me retiene. Lo último que veo, son los ojos grises de Rachel.

<<No nos abandones…>>

<<Huye…>>

Grito lo más alto que puedo. Estoy sentada en la cama, el sudor recorre todo mi cuerpo y mi respiración está agitada. Cuando me recupero, la puerta de mi habitación se abre apresuradamente y un par de figuras entran en mi habitación. Caroline y Astrong se abalanzan contra mi cama, preocupados por mis gritos.
Amstrong me ilumina la cara con la vela, y me deslumbro. Sin embargo, mi expresión debe de ser horripilante, porque ambos se asustan al verme.
- Cariño, tranquilízate. Solo ha sido una pesadilla, no pasa nada.- me dice Caroline.
Asiento, sin decir nada. Tiene razón, solo ha sido una pesadilla. Solo una pesadilla… Pero era demasiado real.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sarah
Miembro de la Orden
avatar

Cantidad de envíos : 257
Edad : 24
Ubicación : Los Reinos
Fecha de inscripción : 28/12/2007

MensajeTema: Re: .::Sueños Profundos::.   Jue Jun 26, 2008 11:27 pm

Me encanta como escribes!! te lo e dixo alguna vez,,?¿ :roll:cuelga trozos mas a menudo porfaa Crying or Very sad !! y sigue asi ke esta muy bien!! Razz
besos!! tongue
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
[[aRii*]]
Gorgona
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: .::Sueños Profundos::.   Mar Jul 01, 2008 1:05 pm

Esta genial, esta super interesante! Exclamation
me gusta mucho haber si pones mas que estan muy bien. Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
*Lilith*
Ninfa
avatar

Cantidad de envíos : 31
Fecha de inscripción : 29/02/2008

MensajeTema: Re: .::Sueños Profundos::.   Jue Jul 03, 2008 10:27 pm

Gracias por comentar chicas!!^^ Me alegro que os esté gustando. Tiene muchos fallos que debo corregir, pero si eso lo haré mas adelante XDDD
A pesar de mis fallos, espero que os siga gustando. Aqui dejo otro cacho Razz


No puedo quitarme de la cabeza el rostro deformado de Rachel y la mirada suplicante del chico, no es algo que se pueda olvidar fácilmente. Me limpio el sudor de la frente, y me aclaro la garganta. Necesito respuestas.
- ¿Habéis encontrado a Rachel?
Los dos me miran de forma extraña.
- Creía que tú y ella no os llevabais bien…- murmura Astrong, después sacude la cabeza pesaroso.- No, no la hemos encontrado.
- Estaba demasiado oscuro.-continúa Caroline- Mañana continuaremos buscándola, pero ha desaparecido sin más.
- Mañana iré con vosotros-insisto.
Caroline no dice nada, pero su silencio afirma negación. Después de esto, me indican que me acueste y que intente de dormirme de nuevo, cosa que es imposible. Antes de que Amstrong cierre la puerta, Caroline lo aparta y asoma de nuevo su rechoncha cara.
- Procura arreglarte mañana bastante, tu padre desea hablar contigo en cuanto amanezca, por lo de tu escapada de ayer. Yo no tuve tiempo de reñirte, pero tu padre lo hará por mí.
Después cerró la puerta de un portazo.
Como predije, no puedo dormir en todo el resto de la noche. No puedo parar de pensar en todas las cosas horribles que me han pasado en un solo día. Cuando los primeros rayos de sol me rozan el rostro, sé que ya es hora de levantarse. No puedo soportar estar un minuto más en la cama, todos mis huesos están totalmente rígidos. Me desperezo con un sonoro bostezo, no me importa que sea “algo impropio de una señorita”, como diría mi hermano.
Me pongo el corsé y elijo un vestido más o menos elegante. Quiero que Padre me vea perfecta, echa una mujer. Hace tiempo que no le veo, aunque viva en la misma casa.
Contemplo mi reflejo en el espejo de mi tocador. Los rizos de mi pelo pelirrojo están enredados, va a ser difícil arreglarme el pelo… Y tengo tantas ojeras que por muchos polvos que me ponga, van a ser difíciles de esconder.
Cuando estoy más o menos presentable, salgo de mi habitación. Recorro los pasillos hasta llegar frente a la puerta del despacho de Padre. Respiro hondo, antes de tocar suavemente en la puerta. Una voz demacrada me invita a pasar. Abro la puerta, tímidamente.
Padre está sentado en su escritorio, tras un montón de libros. Tiene la cabeza escondida tras sus manos, parece cansado. Ni siquiera se ha parado a mirarme.
- Padre… ¿os encontráis bien? ¿Deseáis que vuelva en otro momento?-le pregunto, con voz entrecortada.
Reacciona justo a tiempo. Alza la cabeza y me dedica una débil sonrisa. Sus labios no han sonreído desde hace mucho… demasiado tiempo y demasiado dolor para un solo hombre.
- Elise- parece verme por primera vez- siéntate, cariño.
Me siento en un sillón justo enfrente de su escritorio. No me dice nada, solo me mira. Esperaba que me riñera, que me prohibiera salir de casa, que me hiciera sentir culpable por mis acciones tal y como hacía antes. Pero no lo hace. Solo me mira, con ojos idos.
- ¿No quería hablar conmigo?
Padre asiente. Pero no parece hacerme mucho caso.
- Has crecido mucho, Elise…
Dudo que haya crecido mucho en dos meses, pero dejo que continúe hablando.
- Te pareces tanto a tu madre…-dice él con un suspiro.
Aquel comentario es lo último que esperaba escuchar. Sonrío tímidamente.
Pero no deseo seguir con esta situación, es realmente incómoda.
- Ya sé que me dijiste que jamás fuera al cementerio, porque solo me causaría dolor. Pero lo cierto es que ayer no pude soportarlo más…
- Te escapaste.- me acusó él, pero sin perder el tono dulce en su voz.
- Yo… solo quería verla…-puntualizo.
Padre se levanta de su silla, da la vuelta al escritorio y se agacha junto a mí.
- Eres una chica sola en un oscuro bosque. Por la noche o incluso de día, el bosque tiene peligros a los que tú no eres capaz de enfrentarte sola. Si deseas visitar… el cementerio, solo pídeselo a Astrong y él te acompañará. Solo prométeme que no saldrás jamás sola al bosque.
Pienso en el chico herido y en el hecho de no poder llorar a mi madre sin un poco de intimidad.
- Lo siento, Padre. No puedo prometerte eso.
Sus ojos se tornan amenazadores, tanto que no consigo aguantarle la mirada y agacho la cabeza. Me da un golpe brusco, para que le mire de nuevo.
- Te he dicho que no quiero que salgas al bosque sola.-su voz cambió a la rabia y a la desesperación- Y sino mira lo que le ha pasado a Rachel, a ella jamás la encontraremos. Y lo mismo le ocurrió a… tu madre, y lo sabes.
Decido atacarle con lo que más le duele, no pienso consentir que me hable de ese modo. Me levanto de un salto de la silla, haciendo que él dé un respingo.
- ¿Y qué te ha pasado a ti, padre? Solo tienes que mirarte a un espejo y contemplar lo que has cambiado desde su muerte. Si no salgo de esta casa me volveré loca, como tú lo estás ahora. Y estás loco por vivir en los recuerdos del pasado, solo piensas en ti. Te pasas los días aquí encerrado sin la compañía de una sola persona, Caroline y los demás están ocupados con sus tareas, Derek no ha regresado todavía y…
La furia va aumentando en él conforme voy diciendo cada palabra. Pero no me importa, sigo soltando mi ira.
- ¿Y qué pasa conmigo? Estoy harta de estar sola todos y cada uno de los días que pasan, y lo peor de todo, es que tú no eres consciente de ello. ¿Sabes? La muerte de madre fue por tu culpa, ¡tú la incitaste a escapar de esta casa con tus estúpidas amenazas!
Siento como la palma de su mano choca en mi mejilla, haciéndome girar la cara bruscamente. Me rozo la parte dolorida con los dedos, mirando sorprendida a Padre. Intento escapar, salir de esta habitación que me asfixia, pero de nuevo me retiene cogiéndome del brazo.
- No tienes ni idea de lo que estás diciendo…- dice, sin soltarme- No se te ocurra repetir esas palabras… ¡Jamás!
Me deshago de su fuerte apretón y salgo corriendo del despacho. Me detengo en mitad de un pasillo oscuro, cuya única iluminación es una diminuta ventana al final del pasillo. Me apoyo en la pared llena de los retratos antiguos de feos antepasados, necesito recuperar el aliento y calmarme.
Padre me ha… pegado. De acuerdo, a lo mejor me lo merecía por las crueles palabras que le he dicho, pero estas no dejan de ser verdad.
Me separo de la pared y miro por la ventanita que da al exterior. Solo veo un profundo bosque y al sol saliendo por encima de esas enormes montañas… me gustaría saber que hay más allá de esas enormes montañas.
Envidio a mi hermano. Me gustaría marcharme como hizo él hace ya algunos años, dejar atrás toda esta pena y comenzar una nueva vida. Pero por supuesto, me gustaría ante todo, ver mundo, ver que hay algo más que esto, o al menos tengo esa esperanza.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sarah
Miembro de la Orden
avatar

Cantidad de envíos : 257
Edad : 24
Ubicación : Los Reinos
Fecha de inscripción : 28/12/2007

MensajeTema: Re: .::Sueños Profundos::.   Vie Jul 04, 2008 1:31 am

Se puede saber ke le paso a su madre en el boske,,?¿ Question
esto se va poniendo mas interesantee,, Razz
siguelo pronto!! tongue
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
[[aRii*]]
Gorgona
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: .::Sueños Profundos::.   Vie Jul 04, 2008 4:45 pm

Está muy interesante, la verdad, ¡engancha! jaja

es muy bueno, y respecto a los fallos Que mencionas..por mi ni uno!

sigue colgando los textos,please!
jejje
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
*Lilith*
Ninfa
avatar

Cantidad de envíos : 31
Fecha de inscripción : 29/02/2008

MensajeTema: Re: .::Sueños Profundos::.   Lun Jul 07, 2008 10:20 pm

Chicas, una vez más gracias por seguir leyendo el fic ^^ no se cuantas veces habeis dicho que os gusta y yo no se cuantas veces he dicho que me alegro por ello jaja una hace lo que puede. Intentare colgar mas a menudo, que normalmente estoy bastante vaga jaja
Besikosss!!!

**
Por fin llega la tarde, ha sido un día horrible y rutinario.
Ha venido mi tutor, el señor Bradshaw, con el cual he estado practicando durante toda la mañana francés, piano, dibujo y geometría. Hoy tuvo que marcharse antes de tiempo, porque al parecer su hermano está enfermo y tiene que cuidar de él. Me da lástima el chico, pero por un lado, mejor para mí, así tengo más tiempo libre. Aunque no es que haya muchas cosas que hacer, pero solo tengo en la mente una sola cosa, y estoy esperando el momento adecuado.
Ahora estoy sentada en la silla de la cocina, contemplando como Caroline hace sus duras tareas y como se queja de que Rachel no esté para ayudarla. Astrong ha salido otra vez a buscarla, pero está tardando demasiado en volver.
Cojo distraída el anillo de mi saquillo, y lo contemplo con admiración. Su gema es preciosa, ya me gustaría tener joyas como esta…
No puedo resistirme. Me deslizo el anillo en el dedo corazón, y cierro los ojos, esperando dolor. Pero no ocurre nada.
Abro un ojo, y lo miro con temor, sin poder evitarlo. ¿Por qué al chico le causaba tanto dolor y a mí no? Es una respuesta que pronto será respondida. O tal vez no, si Caroline se distrajera, tal vez podría saberlo.
Me dejo el anillo puesto, y lo contemplo ahora con admiración. Es maravilloso.
- Vaya, bonito anillo, querida. ¿De donde lo has sacado? ¿Acaso te lo ha regalado tu Romeo?- dice con una sonrisa picarona.
Pero a mí no me hacen gracia sus bromas, aunque debo reconocer que me ha pillado por sorpresa.
- ¡Oh! Lo encontré ayer en mi antiguo joyero. Sí que es bonito ¿verdad?- le muestro mi mano con los dedos extendidos, para que lo examine bien.
- Claro que es bonito, ya me gustaría a mí haber tenido una joya así alguna vez en la vida- se da la vuelta y sigue refunfuñando mientras camina- si hubiera tenido el suficiente dinero, anda que iba a estar yo aquí… ¡ja! Estaría de fiesta en fiesta cubierta de miles de anillos como ese y vestidos más bonitos que los de la Duquesa de…
Su voz se va disolviendo cuando sale al pasillo, pero aún escucho sus quejidos. Debo acordarme de regalarle alguna joya bonita. Seguro que se pondrá contenta.
Pero ahora no debo perder el tiempo, solo tengo que salir de aquí.
Voy por la puerta de atrás, sin que nadie me vea. Corro cuanto puedo por el bosque, hasta llegar al cementerio. Todo a mi alrededor parece envolverse en silencio. Hasta que escucho un grito, y después un golpe, seguido de muchos más.
Me quedo por un instante petrificada e intento averiguar que es lo que ocurre. Los ruidos cada vez son más brutales y los gritos más desgarradores. Provienen de dentro de la capilla. Entro lo más rápido posible, y lo único que veo es un espantoso desastre ahí dentro. Muchos de los bancos de madera están partidos por la mitad o rotos, los candelabros tirados por todas partes. El chico está derrumbando cada uno de los bancos a la otra punta de la capilla, murmurando siempre las mismas palabras:
- Tengo que encontrarlo… tiene que estar en alguna parte…
Pero entonces me ve, y su mirada me asusta tanto que me dan impulsos de echar a correr, pero no lo hago. Avanza con dos largas zancadas el pasillo, hasta llegar junto a mí. Me agarra fuertemente del cuello y me estampa contra la pared de piedra. Me coge tan fuertemente, que apenas puedo respirar. Sus ojos azules miran con demasiada intensidad los míos, apartaría la mirada si me soltara.
- ¿Dónde está? Dime donde lo has escondido…
- Tranquilízate por favor… yo te ayudaré a buscar…-apenas puedo hablar- pero suéltame por favor… vas ha…
Por primera vez es consciente de lo que está haciendo. Me suelta con los ojos muy abiertos, y yo caigo al suelo. Siento de nuevo el aire recorriendo mis pulmones, y me llevo la mano a mi garganta dolorida.
Le miro, ahora con temor. Ha sido un error terrible venir a este lugar yo sola. Mi padre tenía razón, puede ocurrirme cualquier cosa.
- ¡Lo tienes tu!-su voz me sobresalta.
Me coge la mano derecha y examina su anillo. Se me olvidó quitármelo…
Se ha puesto tan pálido, que temo que se desmaye.
- ¿Te encuentras bien?
- Esto… sí. ¿Por qué a ti no te hace daño? No lo entiendo- da media vuelta y se aleja unos pasos de mí, pero continúa hablando para sí mismo- Ahora todo está desencajado, esto no tendría que ser así.
Se gira tan sobresaltadamente, que retrocedo, haciendo que yo choque contra la pared.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sarah
Miembro de la Orden
avatar

Cantidad de envíos : 257
Edad : 24
Ubicación : Los Reinos
Fecha de inscripción : 28/12/2007

MensajeTema: Re: .::Sueños Profundos::.   Mar Jul 08, 2008 1:03 pm

me encantaa!! Razz
siguelo prontooo tongue
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ana_kiwi
Ninfa


Cantidad de envíos : 6
Fecha de inscripción : 07/07/2008

MensajeTema: Re: .::Sueños Profundos::.   Mar Jul 08, 2008 2:20 pm

Nueva lectora!!
me gusta mucho tu fic, tambien lo he leido en el foro de crepusculo... pero es que no ve va muy bien y por eso te comento aqui!

Bueno que me encanta, es muy entretenido. Escribes realmente bien!!

Sigue pronto xfa!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
[[aRii*]]
Gorgona
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: .::Sueños Profundos::.   Miér Jul 16, 2008 1:20 pm

me encanta!
de veras,y lo decimos tantas veces porque es verda Very Happy
siguelo pronto!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: .::Sueños Profundos::.   

Volver arriba Ir abajo
 
.::Sueños Profundos::.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Un sueño hecho realidad
» El comienzo de nuestros sueños.
» Diario de los Sueños
» Sueños, para compartir...
» UNA AVENTURA UN SUEÑO!!!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Orden de Spence :: El diario de Mary Dowd-
Cambiar a: