La Orden de Spence

Adentrate en los Reinos
 
ÍndiceFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Mi Principe!!!

Ir abajo 
AutorMensaje
ana_kiwi
Ninfa


Cantidad de envíos : 6
Fecha de inscripción : 07/07/2008

MensajeTema: Mi Principe!!!   Lun Jul 07, 2008 6:08 pm

Hola!!! soy nueva aqui y quiero cmpartir un fic que tnego escrito con vosotros, no es que sea muy buena ni nada, pero me hace ilusion que lo leais.
Se llamam mi principe, pero es un titulo provisional.


Aqui esta el fic::



*El cambio*
Aquella mañana me desperté especialmente deprimida, por tres razones. La primera, era que cuando abrí un ojo para asegurarme de la hora, me pareció ver unas gotas de lluvia en el cristal de mi ventana. La segunda razón, era que ese día tenía un examen de física, y durante las ultimas dos semanas, mi madre me había estado amenazando con dejarme sin móvil, sin tele, sin ordenador y sin cualquier aparato electrónico con el que me pudiera divertir, si no aprobaba ese examen. Y por ultimo, la razón no solo de mi profunda depresión de aquel día, si no de todos los días de los últimos tres meses, Víctor Duman, el chico nuevo.
Desde que llegó al instituto, sedujo a todas las chicas con su insoportable encanto, y desgraciadamente yo también caí. La verdad es que era imposible resistirse a ese cuerpo tan perfecto, esos ojos de color miel, esa negra melena alborotada, esos labios… no, desde luego, nunca he conocido a nadie con unos labios mas bonitos que los suyos.
Simpatizaba con todas las chicas, con todas excepto conmigo, y precisamente eso es lo que me ponía de mal humor. No me conocía lo suficiente como para odiarme, y que yo supiera, no había hecho nada que le molestara o que le ofendiera.
Todo me parecía muy confuso, al principio se mostraba normal, me saludaba e incluso me dirigía la palabra, luego se limitó a saludarme con un gesto brusco y desinteresado y finalmente empezó a alejarse de mí, como si tuviera una enfermedad contagiosa de suma gravedad. Nunca se me acercaba a menos de dos metros de distancia; y si entrábamos en una misma sala, él intentaba abandonarla lo antes posible, ese chico me ponía los nervios de punta, pero aún así no podía dejar de gustarme.
Lo intenté todo para que se fijara en mi, darle celos, cambiar mi estilo, apuntarme a todo a lo que se apuntaba él, incluso se me paso por la cabeza teñirme de rubia, pero nada de eso funcionó y finalmente me rendí.
Pero desde entonces no había pasado ni una noche en la que no hubiera soñado con él, ningún día en el que al oír su nombre no me estremeciera, no había oído ninguna canción que no hablara de amor y solo había pintado retratos suyos. Siempre me había gustado que los chicos me prestaran atención, pero desde que apareció Víctor, no me interesaba nadie más. Realmente me estaba volviendo loca.
Muy a mi pesar me levanté de la cama y fui al baño a arreglarme, como de costumbre desayuné sola, ya que mis padres siempre se iban a trabajar de buena mañana, y me fui al instituto, o mejor dicho, al infierno.
La mañana transcurrió sin percances, el examen no fue tan difícil como me lo esperaba y a media mañana el sol apareció entre las nubes.
Y entonces, cuando me disponía a abandonar la última clase para ir a casa, ocurrió lo inesperado.
-¡Hola Sabrina! ¿Qué tal te ha ido el día?
Me quedé perpleja, no podía ser verdad. Me giré lentamente, mientras asimilaba la situación, y allí estaba él, mirándome, mientras una enorme sonrisa se dibujaba en su cara. Me quedé paralizada, ¿por qué, por qué me hablaba? tan natural, con tanta confianza, ¿qué le pasaba? desde luego la cabeza no le funcionaba del todo bien. Me pellizqué la mano para asegurarme de que no estaba soñando y entonces le respondí.
-¿A qué se debe este cambio?
-¿Qué cambio?- pregunto él, sin dejar de sonreír.
-No te hagas el tonto, has estado pasando de mi durante estos últimos mese y ahora de repente decides hablarme.- no me iba a rendir tan fácilmente.
-Lo siento, no me había dado cuenta- respondió él con la máxima naturalidad.
Me carcajeé.
-¿¡Qué no te habías dado cuenta!?- me estaba poniendo histérica.
-Lo siento mucho, no era mi intención enfadarte.- respondió con un cierto tono burlón, pero sin dejar de ser educado.
-No estoy enfadada, solo que… un poco confundida.- le contesté conteniendo mi nerviosismo.
-¿Cómo puedo compensarte?- dijo mirándome con unos ojos llenos de sinceridad y amabilidad.
-No tienes que compensarme nada- le respondí con educación, pero en realidad se me estaban ocurriendo muchas cosas con las que me podría haber compensado.
-Bueno, por lo menos, deja que te acompañe a casa- insistió. Me quedé aturdida, y el aprovechó el momento para cogerme los libros y de este modo asegurarse de que no me negara.
Caminamos en silencio durante un tiempo. Yo aproveché la ocasión para ordenar un poco mi mente y convencerme de que todo aquello no era un sueño.
-¿Tienes muchos exámenes?- me preguntó, rompiendo de este modo aquel silencio tan incomodo.
-Ahora ya no, hoy he tenido el último
-Que suerte, entonces supongo que tendrás tiempo para salir conmigo esta noche.- me dijo con un tono de voz mas encantador de lo habitual. Estaba tan sorprendida que no pude abrir la boca para contestar y él continuó.-Tengo un sitio pensado para llevarte, estoy seguro de que te va a gustar.
-Suena tentador- al fin pude hablar, intenté sonar decidida y segura de mi misma.
-¿Eso quiere decir que aceptas mi invitación?
Asentí débilmente mientras me sonrojaba.
Estaba segura de que en aquel momento debía de parecer una de esas niñas cursis que creen en los príncipes azules, pero no me importaba, por que al fin y al cabo, si esa persona que estaba caminando a mi lado, llevándome cortésmente los libros y invitándome a salir, no era un príncipe, entonces debía de ser un extraterrestre, pero desde luego no era normal.
Me acompañó hasta la puerta y me entregó los libros con sumo cuidado, como si tuviera miedo de herirme.
-Pasaré a por ti a las nueve, ¿de acuerdo?
-Sí, te estaré esperando.
Me dio la espalda y se marchó elegantemente
.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ana_kiwi
Ninfa


Cantidad de envíos : 6
Fecha de inscripción : 07/07/2008

MensajeTema: Re: Mi Principe!!!   Lun Jul 07, 2008 6:12 pm

Seguire posteando y dejandoos mas trocitos flower
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
MissWorthington
Fuerza
avatar

Cantidad de envíos : 794
Edad : 25
Ubicación : en los reinos
Fecha de inscripción : 08/06/2008

MensajeTema: Re: Mi Principe!!!   Mar Jul 08, 2008 4:34 pm

Me gusta como escribes! albino
me recuerda un poqito a crepusculo, te has leido ese libro?
un beesoo! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
*Lilith*
Ninfa
avatar

Cantidad de envíos : 31
Fecha de inscripción : 29/02/2008

MensajeTema: Re: Mi Principe!!!   Mar Jul 08, 2008 5:28 pm

Pero que chico mas majo!! jaja
Hola!
Bueno, escribes muy bien la verdad, describes las cosas con mucha naturalidad!
Me ha gustado el chico!
continua con el fic prontitooo!!!^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ana_kiwi
Ninfa


Cantidad de envíos : 6
Fecha de inscripción : 07/07/2008

MensajeTema: Re: Mi Principe!!!   Mar Jul 08, 2008 6:12 pm

*Noche casi perfecta*
Pasé dos horas en el baño, mi madre tuvo que echarme a patadas de allí para poder entrar. Decidí ponerme mi nuevo vestido azul celeste y la rebeca blanca que me ponía en ocasiones especiales. Me puse algo de sombra de ojos y mi colonia favorita. Y dejé mi pelo, que habitualmente estaba recogido en una coleta, suelto.
A las nueve en punto, sonó el timbre. Mi madre abrió la puerta. Yo esperé sigilosamente en la escalera, tenía curiosidad por el comportamiento de mi madre, nunca hasta ahora ningún chico había venido a por mí, normalmente cuando quedaba con chicos, solía hacerlo en algún lugar apartado de casa, así me evitaba el mal trago de presentarlos a mis padres, pero esto era diferente, para mi madre, si un chico se dignaba a venir a buscar a la chica a su casa era algo formal.
-Pasa, tú debes de ser Víctor- dijo mi madre dejándole pasar.
-¡Buenas noches, señora Mathews!- dijo el con educación- ¿Está lista Sabrina?
-¡Sabrina! Baja cariño, han venido a buscarte.
Fui al baño por última vez para asegurarme de que mi aspecto seguía en orden, cogí mi bolso y bajé las escaleras. Mientras descendía peldaño a peldaño, me imaginaba, que yo era una princesa y que Víctor era mi príncipe, que había venido a llevarme a su palacio. Y casi me desmayo, cuando al salir de casa…
-Estás realmente preciosa- me susurró a la oreja mientras nos alejábamos de la puerta-. Esta noche vas a ser mi princesa, y yo tu príncipe y como tal, te llevaré a mi palacio- rió dulcemente, mientras yo me preguntaba si de alguna forma me había leído el pensamiento.
No dije nada, solamente me limité a hundirme en sus profundos ojos de color miel, y procurar no perder el conocimiento.
Cuando llegamos al final de mi calle, un taxi estaba esperándonos. Como todo un caballero me abrió la puerta del coche y en vez de sentarse en el asiento del copiloto se sentó a mi lado, ese gesto me pareció muy cortés y romántico, ese chico debía de haber salido de alguna película romántica de los sesenta o de alguna novela de amor. Nunca habría imaginado que viviría algo así.
-¿Puedo preguntarte dónde esta tu palacio?- pregunté intrigada mientras el taxi se alejaba de la calle.
-Es una sorpresa, solo te diré que te va a encantar, hasta puede que quieras quedarte allí para siempre, es un lugar mágico.- me deslumbró con esas palabras tan misteriosas y con esa amplia sonrisa. ¡Dios mío, que criatura tan perfecta!

Tardamos una hora en llegar a nuestro destino, finalmente el taxi se paró en frente de un enorme restaurante.
-¿Es aquí?- pregunté con cierta decepción, sabia que no me llevaría a un palacio de verdad, pero tampoco creía que se había referido a un restaurante.
-No, primero había pensado en ir a cenar, pero si no quieres, no tengo ningún inconveniente en irnos- se rió entre dientes mientras yo miraba detenidamente la fachada del lujoso restaurante, en la que colgaba un cartel que decía: ‘’Princesa’’.
-Bueno, la verdad es que tengo algo de hambre- tuve que mentir, porque desde luego sería descortés rechazar su invitación
-Entonces entremos.
Era un restaurante muy acogedor y reconfortante, nos sentamos en un rincón bastante íntimo y cenamos a la luz de las velas. Durante toda la cena prácticamente no hablamos, nos limitamos a mirarnos el uno al otro. Yo no paraba de pensar en dónde iríamos después de la cena, estaba muy intrigada por ver ese lugar tan mágico del que me había hablado Víctor.
Después de la cena dimos un paseo hasta una plaza que se encontraba detrás del restaurante, y allí cogimos un taxi. Al llegar a un paseo lleno de flores y estrambóticas farolas, el taxi se paró, y nos dejó justo a la entrada de lo que parecía un jardín.
Al cruzar el enorme arco de la entrada, quedé hechizada por la belleza de aquel pequeño paraíso que relucía ante mis ojos.
-¡Bienvenida a mi pequeño palacio particular!- susurró mientras me abría el paso con un suave gesto de la mano.
Miles de árboles, arbustos, flores y plantas exóticas llenaban aquel espacioso jardín de magia y misterio. Pero desde el principio me fijé en una flor en especial. Todas las flores de aquel lugar eran preciosas, pero esa era más que preciosa, era deslumbrante, mágica, cuando la miraba, algo me vibraba en el estomago y me hacía sentir muy extraña e insignificante. Era una especie de rosa de color azul claro, cada uno de sus pétalos desprendía una tenue luz de color dorado que la hacía aun más ostentosa.
Sin darme cuenta me acerqué a aquella flor, con mucha precaución, temía que en cualquier momento, pudiera desvanecer o desintegrarse, tenía un aspecto muy frágil pero a la vez tenía una fuerza extraña que no se podía percibir a simple vista.
-¿Te gusta?- me preguntó suavemente, y su voz me sacó de mis ensoñaciones.
-Sí, es preciosa. ¿Qué clase de flor es?
-No tiene un nombre científico- me explicó- la puedes llamar como quieras, a esta en especial, me gusta llamarla Amelia.
-Ah…entiendo. ¿Y, todas las flores de este jardín tiene un nombre tan…humano?- pregunté con sincera curiosidad, todo lo que él me podía contar del jardín me parecía de gran interés. Y además estábamos teniendo una conversación bastante amena.
-Bueno, según mi opinión- especificó- las flores no tiene nombres humanos, los humanos tiene nombres florales- se rió dulcemente exhalando su calido aliento en mi cuello. Estaba tan cerca que podía oír los regulares latidos de su corazón.
-Sí... la verdad es que nunca lo había visto... desde esa forma- tartamudeé y de nuevo desvié la mirada hacia la flor.
Al instante lo sentí aún más cerca de mí, pero deseaba estar más cerca aún y sin darme cuenta me pegué a su cuerpo. Él me cogió por la cintura y me levanto la barbilla con su suave mano. Después todo fue muy rápido y confuso.
Le miré a los ojos, en los que al principio vi un rastro de malicia que al instante fue sucedida por una mirada llena de culpabilidad y de duda, una mirada que me desconcentró. Pero cuando él acercó sus labios a mi rostro me sentí la mujer más feliz del mundo y me olvidé de todo lo que me rodeaba, <<por fin>> pensé, <<por fin voy a recibir ese beso con el que he soñado tanto>>, pero no fue eso lo que pasó después.



Muchas gracias por comentar, me alegro que os haya gustado, espero que este trocito no os decepcione.

MissWorthington: si q me he leido crepusculo, y la verdad esque si que se aprece un poco al principio, pero luego cambiara... jeje
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
[[aRii*]]
Gorgona
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Mi Principe!!!   Miér Jul 09, 2008 12:38 am

Vaya a mi por lo menos no me decepcionan los txtos ninguno de los que has colgado.
Son muy buenos!

sigue así, me encanta. Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
MissWorthington
Fuerza
avatar

Cantidad de envíos : 794
Edad : 25
Ubicación : en los reinos
Fecha de inscripción : 08/06/2008

MensajeTema: Re: Mi Principe!!!   Jue Jul 10, 2008 2:28 pm

jaja, vale! Very Happy
me gusta mucho, sigue pronto ^^
un beesoo!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ana_kiwi
Ninfa


Cantidad de envíos : 6
Fecha de inscripción : 07/07/2008

MensajeTema: Re: Mi Principe!!!   Jue Jul 10, 2008 3:54 pm

Ola!!! muchas gracias por comentar Very Happy
Aqi os dejo otro trocito!!!




Le miré a los ojos, en los que al principio vi un rastro de malicia que al instante fue sucedida por una mirada llena de culpabilidad y de duda, una mirada que me desconcentró. Pero cuando él acercó sus labios a mi rostro me sentí la mujer más feliz del mundo y me olvidé de todo lo que me rodeaba, <<por fin>> pensé, <<por fin voy a recibir ese beso con el que he soñado tanto>>, pero no fue eso lo que pasó después.
Mi corazón latía a mil por hora, tenía los ojos clavados en él a la espera de que sus labios se encontraran con los míos, y entonces, en el último momento cambió de dirección y acerco su boca a mi oído para susurrarme las palabras que fueron como mil agujas que se clavaron lenta y dolorosamente en mi corazón.
-Lo siento mucho, no puedo hacer esto- susurró débilmente- no quiero crearte falsas ilusiones, aunque me temo que ya lo he hecho.
Él se apartó bruscamente y me dio la espalda. Mientras tanto yo no podía abrir la boca. Y tanto que me había creado ilusiones, ¿qué pretendía, si no, llevándome a cenar y después a aquel sitio tan maravilloso? No lograba comprender por que se comportaba así. Tal vez era una clase de monstruo con apariencia humana, y temía hacerme daño, tal vez era un mafioso al que habían amenazado con matar a sus seres queridos, o tal vez, había otra persona. La verdad, es que preferiría mil veces que fuera un monstruo o un mafioso malvado antes que verle con otra.
Pero si no quería que pasara nada, entonces ¿por qué se me había acercado aquella mañana?, si no le gustaba ¿por qué no se limitó a seguir evitándome y ahorrarme el mal rato que estaba pasando en ese momento?
Y allí estábamos, yo desconcertada y rota de dolor y el aparentemente arrepentido y avergonzado.
-Debería llevarte a casa- dijo girándose hacia mí con la mirada clavada en el suelo.
Yo simplemente asentí y me dispuse a caminar hacia la puerta.
Durante todo el viaje, de regreso a casa, no le dirigí ni una palabra, ni siquiera me digné a mirarlo. Pero incluso sin hablar se notaba la fuerte tensión que flotaba en el ambiente.
Al entrar en casa, me percaté de que mi madre estaba en el salón, probablemente se había quedado esperándome.
-¿Cómo te lo has pasado cariño?- me preguntó cuando yo me digné a aparecer por el salón, para dar a conocer que había vuelto.
Yo no respondí, simplemente le miré a los ojos, mi madre solía darse cuenta de lo que me pasaba con tan solo mirarme, y esta vez no fue diferente.
-Ya veo- murmuró ella con una pizca de preocupación.
No quería contarle detalles y sabía que ella no me insistiría ni me lo reprocharía. Por lo general, mi madre solía ser bastante comprensiva y yo se lo agradecía. Así que le di las buenas noches y subí a mi cuarto arrastrando los pies.

*Evitando lo inevitable*
Aquella noche dormí poco. Al sonar el despertador me levanté y fui al baño. ¡Qué horror!, las ojeras me hacían parecer un zombi y mi expresión pesarosa no ayudaba a mejorar mi aspecto. Me hubiera gustado enterrarme entre las sabanas y quedarme allí para toda la eternidad.
Como parecía que el sol se había dignado a extender sus rayos, me vestí ligera de ropa y me consolé al pensar que a pesar de todo, no solo había oscuridad y que incluso en aquel día de dolor y desánimo había algo bueno.
Al llegar al instituto comprobé el horario y me fijé en que solo coincidía en una clase con Víctor, y con un poco de suerte lograba escaparme de esa clase yendo a un ensayo que organizaba el señor Robers, el profesor de literatura.
Las dos primeras horas transcurrieron sin ningún percance, no me topé con Víctor, bueno, mejoro dicho no me topé con nadie, porque intentaba evitar la multitud, no tenía nada de ganas soportar las chácharas de mis amigas ni nada por el estilo. Durante el almuerzo, pasé rápidamente por la cafetería para coger un bollo y me fui de allí antes de que ocurriera lo que había estado evitando durante toda la mañana, porque evidentemente él tendría que pasar por la cafetería si no quería morirse de hambre.
Me refugié en el jardín de detrás del laboratorio. Deposité mi mochila en el suelo y me senté junto a un roble. Por fin tenía un momento de tranquilidad y podía pensar en como solucionar esta incomoda situación, porque desde luego no pensaba huir siempre.
Pensé durante un buen rato, pero no logré encontrar ninguna solución racional, lo único que conseguí fue un tremendo dolor de cabeza. Cansada de tanto pensar me dispuse a comer el bollo, entonces, oí pasos detrás de mi.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sarah
Miembro de la Orden
avatar

Cantidad de envíos : 257
Edad : 25
Ubicación : Los Reinos
Fecha de inscripción : 28/12/2007

MensajeTema: Re: Mi Principe!!!   Vie Jul 11, 2008 1:56 am

Acabo de leerlo todo y me gsuta muxo!!
escribes muy bien y la historia es interesante,, Razz
sigue prontoo!!besoss tongue
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
[[aRii*]]
Gorgona
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 12/05/2008

MensajeTema: Re: Mi Principe!!!   Miér Jul 16, 2008 1:18 pm

esta muy interesante Very Happy
siguelo please!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ana_kiwi
Ninfa


Cantidad de envíos : 6
Fecha de inscripción : 07/07/2008

MensajeTema: Re: Mi Principe!!!   Miér Jul 16, 2008 4:29 pm

Ayyyyy q ilusion Very Happy .... e venido por aki y e visto que me habian comentado!!! ejje
Me alegro que os guste
ahora dejo otro trocitooo!!!! Exclamation Exclamation




Cansada de tanto pensar me dispuse a comer el bollo, entonces, oí pasos detrás de mi. Por un instante quise que fuera Víctor, quise que se me acercara y me pidiera perdón y quise que me dijera que lo que pasó la noche anterior fue culpa de los nervios o de la indecisión. Pero no fue así, cuando me giré para ver quien se acercaba, vi a un chico alto, desgarbado, de largo cabello castaño y ojos verdes.
-Hola, ¿por qué estas aquí?- me preguntó con algo de timidez, parecía sorprendido, se ve que poca gente solía almorzar en aquel lugar, seguro que al verme allí me había tomado por rara o por marginada.
Dudé unos instantes antes de contestar secamente.
-Quería estar sola
-Comprendo, a mi también me gusta estar solo- explicó el chico- ¿puedo?- dijo señalando el hueco que había entre mi mochila y yo.
-Claro, siéntate- respondí yo sin dudarlo, no sabía bien por qué pero desde el primer momento que lo vi supe que no era como los demás, y solo por ese hecho me cayó bien.
-¿Cómo te llamas?- preguntó débilmente.
-Sabrina
-Sabrina… bonito nombre.- murmuró, tan bajo que casi no lo oí- yo me llamo Élior.
-¿Qué curso estás haciendo? Nunca te había visto por el instituto.
-Voy al mismo curso que tú, coincidimos en algunas clases, pero no te preocupes, es normal que no me prestaras atención, nadie lo hace.-respondió con un atisbo de tristeza.
-Oh, Es verdad, vas conmigo a literatura, eres el chico que siempre se sienta en la última fila.- murmuré avergonzada, había estado tan encaprichada con Víctor que ni siquiera me preocupaba en conocer a gente que iba a las mismas clases que yo.
-Sí, ese soy yo.- dijo sonriendo sin alegría.
Estuvimos callados mientras yo me acababa el bollo y luego él se ofreció a acompañarme.
-Parece que te preocupa algo- observó con cautela.
-Eres muy observador.
-Puedo preguntarte ¿qué es lo que te pasa?- dijo dubitativo ante mi expresión pesarosa.
-Prefiero no hablar de ello.-me sinceré.
-Esta bien, hablemos de otra cosa.- comprendió que el asunto no era de su incumbencia y cambió rápidamente de tema para distraerme- ¿Te gusta la poesía?
-No es que no me guste, pero no soy muy aficionada.
-Y ¿cuál es el arte que más te gusta?- preguntó con gran interés por mantener una conversación amena.
-Creo que la pintura, o tal vez la música.-respondí con afecto, agradeciendo su interés por animarme.
-Que bien, justo mañana hay una exposición en la biblioteca, ¿te gustaría que fuéramos?- dijo parándose ante mi con una sonrisa picarona de oreja a oreja.
Ese ofrecimiento me cogió por sorpresa. La verdad es que no me sentía con ánimo de salir a ningún sitio después de lo sucedido la otra noche, pero Élior estaba siendo tan simpático conmigo que me sabía muy grave rechazar la invitación.
-No es mala idea.-respondí, aunque con ciertas dudas.
-Entonces mañana después del instituto te espero en la cafetería.- esbozó con ilusión.
Nos despedimos y yo continué con mi deprimido día. Me había venido muy bien haberme encontrado con Élior, él había sido para mí como un rayo de sol en un día nublado, pero al separarnos las nubes volvieron a cubrir mi cielo. Pero ahora ya tenía otro motivo por el cual acudir al ensayo del señor Robers.
Llegué a casa desanimada pero aliviada al mismo tiempo. Aquel día no me topé con Víctor, pero no lo podría evitar siempre y eso me llevaba a pensar en si debería plantarle cara y hablar con él de lo sucedido, desde luego tendría que hacerlo algún día, pero tenía la esperanza de que no habría necesidad de hacerlo por lo menos en unas cuantas semanas.



Espero que os guste!! BSS tongue
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Mi Principe!!!   

Volver arriba Ir abajo
 
Mi Principe!!!
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Orden de Spence :: El diario de Mary Dowd-
Cambiar a: